lunes, 9 de abril de 2012

Skin-Walkers

Relacionados con el Hombre Lobo y otros licántropos, los Skin-Walkers (lit. 'caminantes de piel', o 'los que caminan en la piel') se originan de la creencia de que se puede adquirir la esencia, forma y poder de un animal al ponerse la piel de éste.
Si bien aparecen en múltiples tradiciones de los nativos americanos, se encuentan mejor documentados en la leyenda de origen Navajo del "Yee Naaldooshii", que se puede traducir como "con ello, él va a cuatro patas". Un Yee Naaldooshii es un tipo de 'bruja' en la cultura Navajo, enfocado en la práctica de la brujería y el 'Camino Frenético'; y el término se refiere a aquél que usa poderes para adoptar la forma de un animal. En algunas versiones, hombres o mujeres que se vuelven brujos poderosos son llamados "clizyati", que se puede traducir como "pura maldad"; nivel que alcanzan al asesinar a alguien de su familia para poder obtener los poderes del Skin-walker.
Aunque se les ve regularmente como un coyote, lobo, búho, zorro o cuervo; se cree que el Yee Naaldooshii puede asumir la forma de cualquier animal que elija, dependiendo de las habilidades que necesite. Algunos Navajo también creen que un Skin-Walker puede absorber la 'piel' o cuerpo de una persona; y que si se entabla contacto visual con un Skin-Walker, se les permite entrar al cuerpo con libertad. También se dice que huyen de la luz y que sus ojos brillan como los de un animal, aún si están en forma humana; mientras que en forma animal, no tienen brillo alguno como ocurriría con un animal normal.
Se cree que usualmente andan desnudos, usando solo la piel de un animal; mientras que otros Navajo los describen como una versión mutante del animal en cuestión. También se piensa que la piel pueda ser una máscara, como las usadas como única vestidura en los ritos de las brujas Navajo; y debido a que las pieles animales son usadas solo por los Skin-Walkers, en la cultura Navajo el uso de pieles de osos, coyotes, lobos y pumas es una práctica tabú. La piel de carnero y venado son las únicas usadas por los Navajo; y de hecho esta última es usada solo con fines ceremoniales.
Estas criaturas son tan tabú que los Navajo rara vez hablan entre sí sobre sus encuentros con Skin-Walkers, e incluso intentan no hablar de estos encuentros durante la noche; ya que se cree que algunas veces el Skin-Walker intentará entrar por las noches a una casa y atacar a sus habitantes; mientras que en otras solo aparece como un ser de aspecto animal que aguarda afuera de la ventana, asomándose a la casa. También se cree que gustan de causar accidentes de automóviles; y se les describe como increíblemente ágiles, veloces e imposibles de atrapar... y si bien se les ha intentado cazar en múltiples ocasiones, rara vez se logra siquiera lastimarlos.
En caso de ser rastreados, el Skin-Walker puede manipular a sus perseguidores para que acaben con un rastro que lleva a casa de familiares o amigos. Para deshacerse de ellos, uno debe pronunciar en voz alta el nombre del Skin-Walker, y en tres días el sujeto en cuestión enfermará o morirá por el mal que ha cometido.
También se maneja que tienen el poder de leer la mente, imitar cualquier ruido humano o animal que elijan; e inclusive usar la voz de un pariente o el llanto de un bebé para atraer a sus víctimas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada