domingo, 30 de noviembre de 2014

El enigma de los Gatos Fantasma

Pese a que el título de este artículo puede conjurar imágenes mentales de un felino espectral, el término "Gato Fantasma" hace referencia al encuentro o avistamiento de grandes gatos (pumas, leones, tigres, panteras) en lugares fuera de su hábitat natural.
También llamados Grandes Gatos Alienígenas (del inglés "Alien Big Cats"), los Gatos Fantasma han dejado rastros como huellas, cadáveres y evidencia fotográfica en sitios entre los que se incluyen Canadá, las islas Británicas, Australia, Nueva Zelanda, Finlandia, Dinamarca, Estados Unidos, las islas hawaiianas, Italia y Luxemburgo.

El Puma de Surrey, la Bestia de Bodmin Moore y las panteras Británicas.
Fotografía del 'León de Essex', tomada en agosto del 2012.
Los primeros reportes de la existencia de grandes gatos en las islas Británicas datan de la década de 1760; cuando el escritor William Cobbett narró en su libro 'Rural Rides', un encuentro en su juventud con un gato "tan grande como un Spaniel mediano", el cual se trepó a un árbol hueco en terrenos de la abandonada abadía de Waverley, en Surrey.
De manera extraoficial, hay un poema medieval, "Pa Gwr"; el cual menciona a un "Cath Palug" ('Gato de Palug' en galés) que merodeó Anglesey hasta ser asesinado por una figura popular llamada Cei.
En la colección del Museo de Bristol puede encontrarse a un espécimen de lince canadiense, el cual fue cazado en el año de 1903 en la comunidad de Devon. Se cree que el animal puede haber pertenecido a un coleccionista en algún momento.

Sin embargo, la manía de los reportes de encuentros con gatos comenzó a finales de 1950, cuando las noticias reportaron la aparición de un Puma en la región de Surrey y una bestia misteriosa denominada 'el Tigre Fen'. En 1963, en el área de Shooters Hill, en Londres; se contaban encuentros con un guepardo, mismos que se repetirían en Norfolk al año siguiente.
En 1970, de las zonas de Devon y Somerset provino la leyenda de un gran depredador nocturno conocido como la Bestia de Exmoor, mientras que en Sheppey apareció supuestamente una pantera negra. A comienzos de 1980, un puma fue capturado en Inverness-shire, Escocia; tras varios años de avistamientos de un gran felino cuya descripción concordaba con el animal capturado.
El puma fue posteriormente colocado en un zoológico y nombrado como 'Felicity'.
En 1989, un ejemplar de gato de la jungla fue encontrado muerto en una cuneta, tras haber sido arrollado por un auto en Shropshire.
En 1991, un lince europeo fue asesinado cerca de Norwih, en Norfolk; tras haber devorado a 15 ovejas en espacio de dos meses. Supuestamente el animal disecado está en la colección privada de un habitante de Suffolk.
Durante 1993, se le disparó a un leopardo que había pasado meses alimentándose de gallinas y patos en la isla de Wight; mientras que en ese mismo año, en la comunidad de Avermore, Escocia; se capturó a otro puma.
El año anterior, se desató una histeria colectiva tras informes de la supuesta existencia de múltiples depredadores merodeando la campiña inglesa: La Bestia de Bodmin Moor, el puma de Galloway y la pantera apodada 'La Bestia de Dartmoor'.
Recientemente, en el año 2012; hubo reportes de que un león merodeaba Essex durante el verano del 2012, e inclusive se logró obtener una fotografía del animal que de acuerdo con los testigos; rondaba por las noches cerca a un parque de casas rodantes.
Finalmente, en el año 2013, dos hermanas de la localidad de Shropshire-Wrexham; dijeron haber visto un gran gato negro saltando sobre una reja de noventa centímetros de alto para desaparecer en un campo cercano. Al día siguiente encontraron huellas demasiado grandes para pertenecer a un gato doméstico, y los expertos en zoología determinaron que probablemente pueda ser una nueva especie de gato salvaje o un descendiente del gato de Shropshire de la década de 1980.

Las bestias de Australia.
Fotografía de un gato desconocido en Australia.
La existencia de gatos salvajes es un gran problema en Australia, ya que los felinos han diezmado las poblaciones de aves que anidan en el suelo y de otros mamíferos pequeños; han evitado la reintroducción de especies nativas y también contribuyeron a la extinción de múltiples especies marsupiales desde que los colonos ingleses los llevaron al continente.
El folklore local señala que algunos gatos en Australia crecen tanto que pueden alcanzar tamaños comparables a los del puma; mismo temor que fue confirmado recientemente cuando en el área de Gippsland un poblador mató a un felino que, tras varios análisis de ADN; fue revelado como un gato común y corriente.
En todo el continente se narran historias de grandes felinos merodeando por las planicies y bosques. El Gato Fantasma de Grippsland, la Pantera de las Montañas Azules, el Puma de Grampians, el Tigre de Tantanoola y múltiples grandes gatos en la Sunshine Coast; todos anmales desconocidos que posiblemente pueden ser la descendencia de gatos domésticos o felinos exóticos traídos por soldados y colonos.
En el país vecino de Nueva Zelanda, los reportes de estos animales tuvieron inicio a finales de la década de 1990; en áreas separadas de la isla, como Mid-Canterbury, Ashburton y las colinas de los Alpes Sureños.

Los Gatos Americanos.
Fotografía de un Jaguar en Arizona.
En América del Norte, la presencia de grandes felinos deja de resultar tan misteriosa como ocurre en Inglaterra o Australia; ya que especies como el extinto Smilodon, jaguares, pumas, gatos salvajes y linces han existido desde tiempos inmemoriales.
En California se reportan panteras negras en el Monte Diablo, en el condado de Contra Costa; mientras que en Hawaii, la división de vida salvaje del estado ha hallado rastros que señalan la existencia de un jaguar, leopardo o puma; el cual fue llevado ilegalmente a la isla como mascota y posteriormente liberado. En los bosques de Delaware, en la región de Pike Creek; varios pobladores aseguran haber encontrado a un puma, animal que fue cazado hasta la extinción en la zona a comienzos del siglo pasado.
Cámaras en sendas rurales de Texas y Arizona han demostrado que el jaguar aún existe en dichas áreas; pese a la creencia popular de que la población de dicho animal ya era inexistente al norte de México.

La Onza: el felino desconocido de México.
Jaguarundi, animal al que también se le conoce como "Onza".
Si bien el término Onza a veces es usado coloquialmente para referirse al Jaguarundi, los conquistadores españoles describieron encuentros con una criatura conocida como "Cuilamiztli" en la época de los aztecas.
Los colonos posteriormente lo llamaron Onza, pues creían que se trataba de una especie de Guepardo americano ("Onza" también hace referencia al guepardo africano); y se le describía como un animal híbrido, mezcla de puma y lobo: con patas largas y delgadas, una cola extremadamente larga y orejas puntiagudas como las del lobo. 
Se le creía desconocida hasta que en 1986, un ranchero mexicano llamado Andrés Murillo le disparó a lo que creía que era un jaguar; pero que resultó ser un animal que medía un metro de largo y parecía una versión delgada, más pequeña y rayada de un puma. El dueño del rancho, un hombre llamado "Vega" le dijo a Murillo que el animal era una Onza, y que su padre había matado a un ejemplar idéntico en 1970.
Algunos expertos en paleontología y crptozoólogos apuntan a que la Onza podría ser un animal llamado Miracinonyx, también conocido como Guepardo Americano; el cual tenía una morfología similar a su homónimo africano y desapareció aproximadamente hace doce mil años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario