jueves, 9 de abril de 2015

Quiroptofobia.

Quiroptofobia: miedo hacia los murciélagos.
En el libro del Chilam Balam de Chuyamel está escrito que el camino de las estrellas descenderá del cielo y que los 13 Dioses del Cielo y los 9 Dioses del Infierno llegarán a la tierra. Será el fin de la existencia y que tras la destrucción vendría un periodo de creación nuevo. 
El reino oscuro de Xibalbá se manifestaría en la tierra, y sus habitantes, criaturas aladas con cuerpos de hombre y cabezas y alas de murciélago; atacarían la tierra. Estos seres son hostiles hacia el hombre, y el más feroz de ellos es el Camazotz; cuyo nombre significa "Murciélago de la Muerte"; y sería este ser quien acabaría destruyendo a los hombres de la segunda creación al devorar sus cabezas.
Pero el temor a los murciélagos como destructores no se acaba ahí, pues si uno indaga en las tradiciones de la antigüedad y las mitologías; es fácil descubrir información que continúa perpetuando la Quiroptofobia. Por ejemplo, cerca del año 100 a.C., tuvo origen un extraño y peculiar culto entre los Zapotecas de México. Este culto veneraba a un gigantesco murciélago antropomórfico y lo asociaba con la noche, la muerte y el sacrificio humano.
El hombre murciélago de los Aztecas.
Para los mayas, el murciélago simbolizaba la destrucción y la putrefacción; características que provenían de sus hábitos nocturnos. Por ello, no es extraño que gran parte de las esculturas mayas sobrevivientes muestren a los murciélagos como figuras con rasgos esqueletales, con cráneos casi humanos y rodeados de huesos. 
Los zapotecas los modelaban en urnas funerarias, siempre tallándoles garras y colmillos de tamaño exagerado; cosa que proviene de una asociación con el jaguar, otro depredador visto como una entidad de la noche y el inframundo.
En el Templo Mayor de Tenochtitlán, cuyas ruinas se localizan en el centro de la Ciudad de México; se encontró una escultura de un hombre murciélago de tamaño real. Esta estatua es únicamente conocida como "el dios de la muerte" y presenta pies terminados en zarpas y alas, pero con el cuerpo de humano.
En la década de 1930, los maya de Kaqchikel aún sostenían la tradición de que el murciélago era el Proveedor del Diablo; pues asumían que el maligno los enviaba desde el inframundo para recolectar la sangre de humanos y bestias, con el fin de usarla para alimentarse. 
Camazotz
Entre las culturas nativoamericanas como los Cree, los Cherokee y los Apaches; el murciélago es una figura bromista y maliciosa; comparable con el Loki nórdico. En África y en particular en Tanzania existe la creencia en un demonio o djinn llamado Popobawa; que aparece como un espíritu similar a un murciélaog gigante, con la habilidad de cambiar de forma a voluntad y la horrible tendencia a atacar sexualmente a sus víctimas.

De vuelta a la mitología centroamericana, la imagen del murciélago llegó a los rituales de los Quiché, una tribu oculta en las selvas de lo que hoy es Guatemala; y quienes identificaban al murciélago como una deidad conocida como Zotzilaba Chamalcan, un dios controlador del fuego.
En el Popol Vuh, libro sagrado de los mayas; Zotzilaba aparece no como una deidad, si no una caverna llamada "Casa de los Murciélagos"; y es hogar del Camazotz. 
Entonces, ¿qué lleva al folklore latinoamericano a creer en un "Murciélago de la muerte" hasta el día de hoy? 
Por ejemplo, entre los Tzotziles de Chiapas existe la leyenda del "Hombre Negro", un secuestrador y violador con la capacidad de volar; mientras que en Ecuador existe el "Tin Tin", en Trinidad el Soucouyant y el Chonchon peruano; todos ellos seres similares a murciélagos.
El "Dragonbat" del filme: Cabin in the Woods.
Aún más, si viajamos más al norte y revisamos las culturas occidentales, a los murciélagos se les asocia con las oscuras artes de la magia negra y la hechicería, la oscuridad y la noche. En la obra de William Shakespeare, Macbeth; las Hermanas Raras utilizan el pelo de un murciélago como parte de una pócima; mientras que las alas y los rasgos de los quirópteros fueron la inspiración para la creación de gárgolas y demonios en el Oscurantismo.
Siglos después, Bram Stoker combinó algunos rasgos del recién descubierto murciélago vampiro con la leyenda de Vlad Tepes para crea la imagen moderna del Conde Drácula; un aristócrata inmortal con poderes infernales y condenado a alimentarse de sangre; mismo que a su vez generó el arquetipo del vampiro como un chupasangre sobrenatural.
De manera un poco más positiva, en la década de los 30, el dibujante Bob Kane y el escritor Bill Finger tomaron la Quiroptofobia para crear al segundo superhéroe más influyente de la historia: Batman, quien se disfraza como un murciélago par ainfundir el terror en los corazones de los criminales. Cabe mencionar que una de las re-interpretaciones más famosas del Caballero de la Noche es la de "Lluvia Roja", donde Batman acaba convertido en un vampiro sanguinario.
Batman: Red Rain.
En los mitos de Cthulhu, la pesadillesca obra de H.P. Lovecraft; se describe a los Antiguos o Dioses Primigenios como criaturas cósmicas abominables que yacen en los océanos hasta que llegue la hora de despertar con la alineación astral adecuada. Entonces, una vez de pie, caminarán de nuevo sobre la tierra y gobernarán con puño de hierro sobre los hombres.
Este retorno es aguardado pacientemente por un grupo de humanoides de rasgos similares a murciélagos, que permanecen ocultos en las cavernas más profundas del mundo.
Incluso, Nyarlathotep, un dios malévolo que también es conocido como "El Caos Reptante" elige la forma de un gigantesco murciélago con un ojo de tres pupilas, que es capaz de matar con el aura de miedo que lo rodea. Este avatar es afectado por la luz, y se le conoce como El Devorador de Rostros, el Padre de los Murciélagos, Ala Oscura, Murciélago de Arena y La Luz que Vuela.

En el campo de los videojuegos, los murciélagos aparecen comúnmente como enemigos. En Pokémon se encuentran varias especies que van desde vampiros (la línea evolutiva de Zubat, Golbat y Crobat), hasta quimeras como Gliscor y Noivern; mientras que en Digimon, uno de los principales villanos de la primera temporada de la animación es Myotismon, un ser de aspecto vampírico y que ataca usando murciélagos.
Aparecen también en Resident Evil, Silent Hill, Castlevania, World of Warcraft, the Secret World e Infinite Crisis; siendo esta última donde se puede controlar al Batman vampiro mencionado previamente.
En el cine son un tema constante en películas de vampiros, así como producciones de horror y sci-fi como "Bats", "The Cabin in the Woods", "A Sound of Thunder", "Bartok the Magnificent" y "From Dusk to Dawn".
El "Popokarimu" de Resident Evil 5.
En el campo de la criptozoología, varios posibles animales o seres extraterrestres son descritos como oscuros humanoides voladores o murciéalgos gigantes: El Batsquatch, el Demonio de Jersey, el Mothman, Jack Piernas de Resorte y algunas aves del trueno.
En Latinoamérica, una historia de 1947 cuenta el encuentro de un par de adolescentes con un gigantesco "murciélago" que intento atacarlos, así como el avistamiento posterior de cinco "aves" sin plumas, de tres metros de envergadura y que lanzaban gritos escalofriantes.
En marzo de 1975, una serie de mutilaciones animales tuvieron lugar en la ciudad Puertoriqueña de Moca, y un hombre llamado Juan Muñiz Feliciano dijo haber sido atacado por un murciélago gigante. Estos reportes no ganaron popularidad hasta finales de la década de los setenta, cuando hubo un brote de avistamientos de grandes aves o murciélagos en el valle de Río Grande, Texas.
El primer reporte llegó de la comunidad de San Benito, donde tres hombres fueron atacados por un ser gigantesco con alas y rasgos de quiróptero.
El primero de enero de 1976, dos muchachas de la localidad de Harlingen, Texas; dijeron haber visto a una gran ave con "cara de gorila" volando sobre el pueblo. Al día siguiente, se encontraron huellas enormes junto al campo donde las chicas habían visto al ser. El 14 de enero, Armando Grimaldo reportó haber sido atacado por el monstruo en Raymondville; y lo describió como un ser de cara similar a la de un primate y con grandes ojos rojos.
Drácula en la versión fílmica de 1991.
De manera oficial, la especie más grande de quiróptero es el Zorro Volador, que puede alcanzar una envergadura de 1.70 metros; pero cabe mencionar que es un animal de dieta frugívora, lo que lo descarta como un depredador nocturno o un riesgo hacia los humanos.
En realidad, los murciélagos vampiros de la actualidad son animales muy pequeños. Tanto que podrían caber en la mano de una persona, y rara vez llegan a tener alas de más de dieciséis centímetros; pues operan en sigilo y se alimentan al 'picar' la piel de sus víctimas y chupar la sangre que brota de la herida; no precisamente de la manera sanguinaria que muestran las películas.
Sin embargo, en el registro fósil de Sudamérica existe evidencia de la existencia de un murciélago vampiro gigante. El Desmodus Draculae habitó Centro y Sudamérica durante el Pleistoceno, tenía alas de casi cincuenta centímetros de largo y probablemente se alimentaba de la sangre de la megafauna que habitaba la región en esa entonces.
Si bien se le considera extinto, un gran número de reportes de ganaderos y nativos de las áreas rurales del Surested e Brasil, describen a un murciélago gigantesco que tiene alas de casi un metro de largo. De momento no hay evidencia física que confirme los rumores; y lo indómito de la selva amazónica dificulta demasiado una labor de investigación con el fin de hallar a estas criaturas.
Pero quien sabe. Hasta el día de hoy, los reportes de humanoides voladores siguen llegando de partes del norte de México y el Sureste de los Estados Unidos.
¿Sería posible que las leyendas de los mayas, aztecas y zapotecas estén inspiradas en un "demonio murciélago" real? 
¿Existirá un monstruo volador desconocido que aceche en la oscuridad de las selvas?
¿Un "murciélago de la muerte" como el Camazotz?

No hay comentarios:

Publicar un comentario