miércoles, 17 de febrero de 2016

Fantasmas del desierto.

Soy soldado del ejército de Estados Unidos.
En el 2013, me enviaron a la provincia de Parwan, en Afganistán para trabajar como guardia de seguridad en una base. Mi trabajo consistía en conducir alrededor de la base en un Humvee, responder si alguien nos disparaba, identificar amenazas potenciales y estar en alerta por si algún grupo de insurgentes venía a atacarnos.
Esto que contaré ocurrió unas cuantas noches después de que fuimos atacados por un pequeño ejército del talibán. No entraré en detalles sobre la batalla en sí, solo diré que hubo un total de 700 bajas confirmadas del ejército invasor y 3 nuestras.
Unas noches después, comenzaron a pasar cosas raras aproximadamente a la hora en que tuvo lugar el ataque. Nuestros sensores de movimiento, lásers a nivel piso y otros detectores de la base comenzaron a registrar errores y a lanzar alertas constantes de que algo estaba dentro del perímetro interior de la base.
A la tercera o cuarta noche, decidimos tomar turnos para escudriñar la reja exterior con gafas de visión nocturna. Vi a siete hombres del otro lado de la reja exterior, musulmanes. Lo que me sorprendió fue que parecían estar ahí de pie, mirando fijamente en nuestra dirección, como si supieran que estábamos ahí. 
Estaba oscuro como boca de lobo, así que no había forma alguna de que supieran que estábamos ahí. Un compañero corrió a alertar al comandante de la base mientras que nosotros, al ver que se encontraban en el área designada en que podíamos usar fuerza letal; abrimos fuego.
Quise confirmar que les dimos, así que cambié a una cámara térmica y... vi que no había nada ahí.
Les vaciamos una ronda de artillería, y aún así, nada.
No había cráteres, humo, cuerpos o incluso piedras que pudiéramos confundirlas con personas. Nada más que una milla de arena. Observé a todos lados con la cámara, preguntándome qué había pasado o si era producto de una alucinación... pero entonces un compañero más los vio.
A una milla de donde estábamos. 
Las siluetas azules de siete hombres de pie en la arena.
Los mismos que ví. Casi me orino de la impresión, porque no podía explicarme como habían corrido más rápido que las balas. Cambié a visión nocturna y encontré que no eran siete... solo había un hombre de pie, mirándome fijamente.
Mi compañero empezó a gritar que eran fantasmas, que debíamos largarnos de ahí. Yo me paralicé, porque parecía que este cabrón fantasmal comenzó a correr directamente hacia a mí. Grité, y mi compañero le vació una ronda de 300 balas a esa cosa.
El comandante llegó finalmente, furioso porque estábamos gastando munición a lo imbécil.
Nos veíamos realmente perturbados, así que explicamos todo lo que pasó. El comandante se partió de risa y nos dijo "así que han visto esa porquería". Intercambiamos miradas confundidas y nos puso al tanto de lo que ocurría ahí.
Resulta que hay más de dos mil bajas confirmadas en esa zona, todas de insurgentes y talibanes, pero nos dijo que evitaban mencionarlo para evitar que bajara la moral entre los soldados de la base; y que el maldito lugar está más embrujado que Amityville.

Así que, solo puedo asegurarles algo. 
Jamás vayan a Afganistán. El lugar está muy embrujado. En dos tours de combate he visto toda clase de mierda inexplicable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario